Los distractores mentales son los que hacen que perdamos el enfoque sobre nuestros objetivos. Hay una frase que dice:

"Distrae a tu enemigo para que no piense en su objetivo".

Nuestra mente trabaja sólo en un plano mental, por lo cual sólo es capaz de poner atención a un pensamiento a la vez. La pregunta es:

¿Qué pensamientos pose usted en su mente?

Distractores u Objetivos


La gran mayoría de las personas se pone metas y objetivos, pero no los logra porque se distraen en el camino. Llena su cabeza de distractores, en vez de solo estar pensando en el objetivo.

Un distractor interno es pensar en el pasado que ya se fue y que no se puede cambiar; o preocuparse por el futuro inmediato que aun no llega, por lo cual no nos puede afectar. Las metas y objetivos sólo se pueden realizar si aprendemos a enfocar nuestra mente en el presente. El ubicar el lugar donde estoy, el aquí y ahora; si es en el trabajo, no tiene sentido que este pensando en mi casa; sí es en mi casa, no tiene sentido que este pensando en el trabajo.

Nuestra mente es un caballo que siempre está a galope, no le importa qué camino tome, si es correcto o incorrecto. En ese espacio tiene que haber un pensamiento, ya sea positivo o negativo, útil o inútil, productivo o improductivo.

Usted tiene dos opciones:

La primera y la más cómoda, dejar que su mente cabalgue como caballo desbocado, sin rumbo fijo ni objetivo, sin importar el camino que esta puede llevar aunque este camino sea destructivo para usted.

La segunda, educar a ese caballo para que cabalgue en la dirección correcta, que vaya hacia su meta, que todos los pensamientos que usted tenga lo dirijan hacia el logro de sus objetivos.

¡Eduque a su mente!

Conteste la siguiente pregunta:

Estos pensamientos y diálogos internos que estoy teniendo continuamente, ¿me acercan o me alejan de mi meta?

¿Me ayudan o me perjudica?

¿Me impulsan o me frenan?

¿Me alientan o me deprimen?

¿Me sirven o me estorban?

¡Recuerde! ¡Usted es el que decide qué información instala en su mente!

0 comentarios